¡LLEGA EL SOLSTICIO DE INVIERNO!

Este viernes 21 de junio, conmemoramos el Día Nacional de los Pueblos Indígenas, que es coincidente con el solsticio de invierno.

Para los pueblos indigínas, el solsticio de inverno, cuando el sol alcanza su punto más lejano en el hemisferio norte y comienza a avanzar de regreso al hemisferio sur, representa un nuevo comienzo y la renovación de la vida en la naturaleza y las personas. Acontecimiento que da pie para que los pueblos originarios realicen rituales y ceremonias espirituales de renovación y purificación para celebrar que el sol se acerca a la Tierra y comienza el tiempo de una nueva siembra.

Cada pueblo originario denomina de distintas formas a la fiesta del Año Nuevo:

 

We Tripantu (Wetxipantü o Wiñol Txipantü)

Está determinado principalmente por el ciclo lunar, el cual controla la naturaleza, el tiempo, las lluvias, la vida animal y vegetal, como así mismo tiene mucha relación con la vida mapuche, su religión, filosofía, su concepción de mundo, presente y futuro del pueblo.

Inti Raymi

Es la ceremonia del año nuevo Quechua y representa el regreso del sol. Antiguamente el Inca esperaba junto a su pueblo que el sol, la vida o Inti volviera para acompañarlos en su trayecto por este mundo, generando los productos necesarios para ella.

Marca el inicio de un nuevo ciclo agrícola donde la identidad aymara contemporánea se fortalece con la energía solar y el compromiso de respeto a la Madre Tierra.

Aringa Ora o Koro

Es la fiesta equivalente al año nuevo Rapa Nui. En ella se homenajea a los antepasados en los Ahu (altares ceremoniales) y se pide por la fertilidad y la productividad de las familias y los recursos naturales.

Machaq mara

El Machaq Mara es la ceremonia ancestral con que los pueblos andinos celebran el solsticio de invierno, al amanecer, cuando los rayos de Tata Inti (el padre sol) llegan a la Pachamama (la madre tierra), para iniciar un nuevo ciclo en la vida de la naturaleza y las personas.